lunes, 16 de agosto de 2010

Pienso...De fiesta en fiesta.. De casa en casa.. El tiempo justo para dormir un par de horas, despertar al anochecer y arreglar un poco mi pelo, pensar un maquillaje ya que la noche me espera impaciente porque la quiero. Ella hace muchas cosas posibles, ella me esconde, ella me muestra difuminado y me difumina para los demás. Ella me perdona, ella tiene luces de colores y cuando desaparece y me deja completamente desnudo al descubierto de toda esa gente curiosa por mi persona extranjera. Ella me viste con bonitas hombreras, con faldas de tubo, y bonitas perlas falsas. Seas quien seas es totalmente secundario ya que formas parte de algo en conjunto. Pero ya no son así las cosas... Creo que estoy desapareciendo, creo que ya no soy realidad y que soy una mera apariencia, un fondo de foto nocturna o de un cuadro, sólo sé posar bien educado, aspirando a ser una “mujer fatal” o un formal acompañante con rasgos toscos. Pienso demasiado. ¡Es esa ansia de felicidad! Ya no sé ni lo que digo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario